ALLÁ AFUERA

CAPÍTULO 1

Y entonces cerré los ojos y me fui flotando, me alejé de este mundo y vi mis pies descalzos lejos de la superficie. Pensé que era un sueño, pensé que era mi muerte, o creí que estaba naciendo en otro mundo. Me seguí elevando y entonces pensé en el fin. Una vez más pensé en el fin de todo. Froté mis ojos creyendo que si un sueño era, podría despertar y entonces me arrepentí de querer despertar. Si estaba soñando, probablemente el sueño sería mejor que la realidad, así que rogué no despertar después de frotar mis ojos.

No supe qué hacer hasta que empecé a sentir que el viento acariciaba mi cara y jugaba con mi cabello. Entonces decidí no hacer nada. Me dejaría llevar por esa falta de gravedad y vería hasta dónde me llevaría la fuerza que me alejaba de mi mundo.

Siempre creí que flotar era agradable, y la verdad es que es lo mejor que puede pasarle a alguien que siempre deseó alas y nunca las pudo tener. Si esto era la muerte o el nacimiento, esto era lo que siempre debió ser mientras creía que vivía. 

¡Qué lejanos parecen aquellos días en los que lloré por ser y no ser! ¡Qué lejanos quedan esos recuerdos que me estremecían el alma! Ahora flotando y alejándome de la superficie terrestre las cosas parecen algo diferentes. No sé si lo que siento es felicidad o es un nuevo sentimiento que jamás experimenté. No sé qué sentir. Tal vez mi conciencia me grite que sienta miedo, pero he vivido alejándome del miedo y no pienso tener miedo hoy que me elevo y dejo de ser quien fui.

Quizá extrañe una parte de mí, la parte del niño soñador que poco a poco fue muriendo, asesinado lentamente por una realidad que no me dejaba respirar. Pobre niño, pobre de él, quizá lo dejé solito allá abajo, pero a lo mejor él podrá volar después. Estoy seguro que él estará feliz por mí cuando sepa que me he ido.

Me siento bien, recuerdo a mis padres, a mis hermanos, a mis amigos, al triste chico sonriente que caminaba descalzo en los campos de rosas llenas de espinas. Mis recuerdos parece que sonríen a pesar de que nunca antes habían sonreído. ¡Qué maravillosa vista! ¡Qué hermosa sensación saber que me voy!

El viento es cálido, el viento me abraza. Acá en las alturas el viento es suave y limpio. Mis pulmones se llenan de aire suave que me nutre el cuerpo entero y parece como si limpiara cada una de mis células como cuando soplamos el polvo de un libro viejo. Miro hacia arriba y me empiezo a introducir en el universo: el todo y el nada. No sé qué pasará ahora.

Una breve sensación de dolor me invade de repente, pero la ignoro y dejo que salga a través de mis ojos. Lloro, lloro mucho en silencio, como siempre fue cuando yo estaba en la realidad. Ignoro el llorar y sé que dejaré de llorar y ni cuenta me daré. Vuelvo a mirar hacia arriba y con mis ojos empañados veo por fin las estrellas que parecen saludarme, aunque creo que no lo hacen pero la sensación es ésa.

Mi cabello se mueve, mis manos se ponen frías y la velocidad a la que viajo aumenta. Creo que he pasado la atmósfera y el planeta que habité se hace tan pequeño como una canica. Parece que es una canica desde esta altura. Jugué a las canicas, sé cómo son y ahora que me voy, sé que dejé muchos juguetes en ese lugar. Fueron muchas las aventuras pero sé que en este viaje tendré las más hermosas de todas.

Se escucha música, sí, es música. Jamás creí que el sonido pudiera existir entre las estrellas y galaxias, pero existe. Suena extraña, como música mágica que me hace mover el cuerpo involuntariamente y los recuerdos me invaden una vez más. Recuerdo que bailé y recuerdo que floté mientras bailé. Dejé todo mi ser y sólo sentí que me evaporé. Mi cuerpo se hizo aire y siendo aire, fui infinito, y siendo infinito, fui inmortal. ¿Será que ahora que estoy flotando solo en medio del universo seré infinito? Quizá no. No como el universo, eso sí.

La música quiere ser mi amiga y lo será sin duda. La soledad que experimento acá es mucha y me vendría bien un amigo, la música fue mi amiga cuando vivía en la Tierra. Grité a través del canto y me fundí en las voces y sonidos. Puedo hacerlo una vez más, puedo ser música. Seré música, y como música viajaré a través de todo este recorrido.

No sé hacia dónde voy ni por qué. Pero no importa el destino. Estoy flotando en el universo, nadie más lo puede hacer. Estoy aquí y desde aquí el viaje no tiene fin. El principio fue la realidad y ahora la realidad parece lejana. Viajo sin maletas, viajo y aún siento las lágrimas salir de mis ojos. No, no he dejado de llorar aún…

accionpoeticacolombia:

Desde Popayán, Colombia.

accionpoeticacolombia:

Desde Popayán, Colombia.

Al amanecer llegaste, al atardecer te fuiste. Buena noche.

Al amanecer llegaste, al atardecer te fuiste. Buena noche.

won't you come home - devendra banhart

Won’t you come home, I surrender.

I miss my sweet bag of bones, drunk and tender.

Why don’t you want to stay here, suspended,

In the dead arms of a year taht has ended.

Muero… :(

Hasta la envidia es un sentimiento ambiguo que se pasea entre el bien y el mal y confunde las mentes.

Hasta la envidia es un sentimiento ambiguo que se pasea entre el bien y el mal y confunde las mentes.

¿Que cómo se siente? Como hacerte polvo e irte volando con el viento.
Sigur Rós - Hoppípolla

:)

crfashionbook:

THE SCOPE
Today’s horoscope reading for Capricorn, Aquarius, and Pisces
Read More

crfashionbook:

THE SCOPE

Today’s horoscope reading for Capricorn, Aquarius, and Pisces

Read More

sleepyshibe:

1 sqft of bun

sleepyshibe:

1 sqft of bun

(Source: furything)